Pavel Tchelitchew

Pavel Tchelitchew

Como compañero
Solicito a la mariposa
Partir de viaje

Masaoka shiki








































Cuando ya nada se espera personalmente exaltante,
mas se palpita y se sigue más acá de la conciencia,
fieramente existiendo, ciegamente afirmado,
como un pulso que golpea las tinieblas,

cuando se miran de frente
los vertiginosos ojos claros de la muerte,
se dicen las verdades:
las bárbaras, terribles, amorosas crueldades.

Se dicen los poemas
que ensanchan los pulmones de cuantos, asfixiados,
piden ser, piden ritmo,
piden ley para aquello que sienten excesivo.

Con la velocidad del instinto,
con el rayo del prodigio,
como mágica evidencia, lo real se nos convierte
en lo idéntico a sí mismo.

Poesía para el pobre, poesía necesaria
como el pan de cada día,
como el aire que exigimos trece veces por minuto,
para ser y en tanto somos dar un sí que glorifica.

Porque vivimos a golpes, porque apenas si nos dejan
decir que somos quien somos,
nuestros cantares no pueden ser sin pecado un adorno.
Estamos tocando el fondo.

Maldigo la poesía concebida como un lujo
cultural por los neutrales
que, lavándose las manos, se desentienden y evaden.
Maldigo la poesía de quien no toma partido hasta mancharse.

Hago mías las faltas. Siento en mí a cuantos sufren
y canto respirando.
Canto, y canto, y cantando más allá de mis penas
personales, me ensancho.

Quisiera daros vida, provocar nuevos actos,
y calculo por eso con técnica qué puedo.
Me siento un ingeniero del verso y un obrero
que trabaja con otros a España en sus aceros.

Tal es mi poesía: poesía-herramienta
a la vez que latido de lo unánime y ciego.
Tal es, arma cargada de futuro expansivo
con que te apunto al pecho.

No es una poesía gota a gota pensada.
No es un bello producto. No es un fruto perfecto.
Es algo como el aire que todos respiramos
y es el canto que espacia cuanto dentro llevamos.

Son palabras que todos repetimos sintiendo
como nuestras, y vuelan. Son más que lo mentado.
Son lo más necesario: lo que no tiene nombre.
Son gritos en el cielo, y en la tierra son actos.







«ADVERTENCIA

«Algunos poetas de nuestros días se entregan a una operación muy curiosa: cantan al Pueblo, a la Libertad, a la Revolución, que por ser cantados se ven arrojados y clavados en un firmamento abstracto, donde figuran, derrotados y desinflados, en constelaciones deformes. Desencarnados, se vuelven intocables. ¿Cómo acercárceles, amarlos, vivirlos, si se los ha enviado tan extraordinariamente lejos?»
Jean Genet.»




El Balcón 
Severa
vigilancia
Las sirvientas







«las ficciones con que han recubierto el vivir y que sancionan los medios de comunicación como paradigmas de vida buena  lo impiden;»

  α
«Tengamos el valor de»

  β

«la libre producción de acontecimientos, de acciones relevantes, perturbadoras y significativas desde las que construirnos individual y colectivamente, generando nuevas identidades y consciencias sociales, transformándonos, en tanto energía antagónica, en una fuerza comprometida en la potenciación de la emancipación autocosnciente de todos los seres humanos»

γ

«El poder financiero y empresarial multinacional es, por su capacidad de estrangular, en cualquier momento, cualquier economía nacional, el que, de forma inapelable, va imponiendo sus particulares formas de terrorismo económico, político, cultural y los medios de la enajenación mediática que han de actuar sobre la sociedad civil, induciendo conductas, haciendo del consumo el único objetivo de la vida, tratando a la vida como un simple medio para alcanzar a consumir, haciendo natural la relación destructiva, que se deriva de todo ello, sobre el medio, sobre los recursos y sobre los mismos humanos. Resolviendo como desechos, basura o daños colaterales, los efectos de su material destructivo sobre el medio y los individuos» 

δ

«La extension de la cultura política autoritaria se maquilla, hoy, con sistemas electorales que convierten las elecciones en una farsa, con mayorías fabricadas por el poder financiero y empresarial, publicidad confeccionada por sus medios hasta hacerla pasar por información, manipulación de conductas, generación de estados mentales y una libertad de expresión controlada, subrayando las limitaciones de autonomía y poder de decisión de los acosados, a su vez, por las privatizaciones de la riqueza publica, la desregularización del mercado de trabajo, el aumento de la inseguridad laboral y el desempleo que,finalmente, completa el horizonte de la exclusión social actual que estamos experimentando bajo el dominio del neoliberalismo.
  La lucha de clases parece neutralizada ante la fragmentación de la clase trabajadora en niveles inestablemente asentados sobre variables salariales, regionales, generacionales, sexuales, religiosas y étnicas, que hacen muy difícil el mutuo reconocimiento de quienes por encima de esta variabilidad accidental parecen haber olvidado lo esencial, su condición de explotados, de colectivo determinado por unas mismas vulnerabilidad, unos mismos intereses que los definen como clase.» 
ε

«Los espacios de socialización desaparecen en medio de la desolación del urbanismo moderno, sustituidos por el espectáculo de los centros comerciales y recreativos. Estos concentran bienes y servicios a la vez que ubican a los individuos en un espacio clausurado en el que se les controla y estimula al consumo pasivo de tiempo libre y mercancías superfluas que saldan una relación de insatisfacción con el sujeto.»
ζ

«la angustia de la necesidad siempre insatisfecha como sensación cobertora de toda posible acción, y por tanto, neutralizadora de toda posibilidad de rebeldía contra el sistema.» 

η
«La desorientación en la que actualmente se encuentra subsumida la clase trabajadora es el efecto de hallarse presa en medio de esos deseos espectaculares con los que se la ha convencido de su realización alienante, es decir, de su realización en el espectro de su antagonía  y olvido de su propio derecho de autorrealización.»

θ
«La dictadura del capital»«produce discursos; es preciso considerarlo como una red productiva que atraviesa todo el cuerpo social más que como una instancia negativa que tiene como función reprimir…se ha instaurado lo que podía ser considerado una nueva economía del poder, es decir, procedimientos que permiten hacer circular los efectos de poder de forma continuada, ininterrumpida, adaptada, individualizada en el cuerpo social todo entero. Estas nuevas técnicas son a la vez mucho más eficaces y menos dispendiosas (menos costosas económicamente, menos aleatorias en sus resultados, menos susceptibles de escapatorias o resistencias) (Foucault, 1980: 182-183).»
ι
«en última instancia, inexistencia de su dominación, que en la exhibición de su poderío represor y terrorista»
κ

«Invisibilizadas todas las visiones comunitarias alternativas al modelo social imperante, el individualismo, esa especie de egoísmo irracional y suicida, para el que todos y cada uno de los humanos son enemigos suyos y entre sí, se erige como el único campo de referencia, de búsqueda de soluciones»
λ

«En efecto, el mercado, concentrado de toda explotación, crece, se expande manipulando, a la baja, la autoestima del individuo. Lo sustrae de su estatus político y lo reduce a consumidor, instalándolo en algún punto del arco de la miseria psicofísica que genera el modelo capitalista y cerrando así la primera de las operaciones que lo aísla del conjunto del cuerpo social, al que ya sólo se siente vinculado por las ficciones que, ocasional y exclusivamente, lo muestren en esta relación, verbigracia: peñista, romero, cofrade, socio, etc. de x, propietario de objetos de distinción, bienes que señalan un particular estilo de vida, etc. Así conforma sus expectativas con lo que, paradójicamente, contiene la fórmula de su propia aniquilación. Proclama sus derechos y privilegios cuando en realidad nunca han sido los hombres menos libres y han estado más dominados.
 La libertad se presenta como delimitada y se materializa como ilusión de variabilidad dentro de un patrón de conducta y acción reglamentado y ejemplerizado, como posibilidad no de elección sino de lo que puede elegirse, a través de la publicidad, en la que se inscribe todo un arco de opcionalidad de comportamientos sociales también previamente fijados y eufemísticamente conocidos como modas. Sujeto a cualquiera de ellas, el sujeto alienado es absorbido por su existencia alienada (Marcuse, 1961).»
μ

«las posibles vías de crítica, resolución y reformulación simbólicas; asentando, de paso, la confianza en las posibilidades reformistas del sistema, y las posibilidades de protagonismo subsidiario, en este cambio, de una minoría hasta cierto punto incómoda con el estado de las cosas. Así cerrada la tensión sobre las posibilidades de reconducción del sistema social sobre la base de sus propios mecanismos, es posible también cerrar el debate sobre la invisibilidad de determinados vectores sociales que continúan poniendo en conflicto la representación de lo real. En la medida que no aceptan las reglas del juego, será la fuerza de su antagonismo y las prácticas a que den lugar las que fijen su posición en un arco que va desde la invisibilidad hasta la criminalización.»
ν
«Toda la energía que produce hoy el descontento continúa, momentáneamente, desperdiciándose, pero eso también significa que, en cualquier momento, puede ser puesta al servicio colectivo de un impulso radical, coherente y poderoso.»

ξ

 «El terrorismo económico y simbólico desplegado desde las instituciones hacia los sujetos ha determinado la tematización de la ciudad o de, al menos, su casco histórico, el abandono de determinados barrios en manos de la especulación privada de terreno urbano y la expulsión de sus vecinos e inquilinos tradicionales,»
ο
«La estrategia general desplegada, desde las distintas administraciones, es la de la apropiación privada del espacio público como modelo de ordenación urbana, al servicio de la especulación empresarial y la opaca financiación municipal. Centrifugadas las antiguas alianzas de clase y desaparecidos los proyectos comunes, la ciudad se transforma en un símbolo de identidad corporativa y totalitaria en la que ha de reconocerse el nuevo fantasma epistemológico de la ciudadanía. Pues, en efecto, es en el espectro de la ciudadanía donde se han disuelto las contradicciones entre clases, recreando desde ella la ficción cohesiva del ciudadano. »
π

«El ciudadano es el nuevo sujeto que resume sus derechos y deberes políticos en votar cada cuatro años a quien le dicen y dirigirse como un irresponsable absoluto en cuanto al gobierno y la gestión de los recursos públicos. El nuevo sujeto político se limita a trabajar, consumir en la desmedida que le permitan sus posibilidades, vivir muerto de miedo y asumir su connivencia con un sistema económico y social basado en la desigualdad, la injusticia y la depredación y contaminación de toda la biosfera.
  Pero esta colonización e inversión de los espacios, sobre los que antes se articulaba la vida y se proyectaban los sueños de transformación social, no se está dando sin lucha. También desde los sujetos hacia las instituciones se desarrollan estrategias de afirmación en un arco que va desde movimientos sociales hasta el vandalismo simbólico.»
ρ
«Los reiterados y diarios «partes de guerra» nos emplazan ante el espectáculo informativo que no por eso cesa entonces, sino que viene a amplificar, sintetizándola, su producción en otros formatos, para generar así un discurso ininterrumpido donde el orden presente mantiene consigo mismo un monólogo elogioso. El espectáculo es el autorretrato del poder en la época de su gestión totalitaria de las condiciones de existencia (Debord, 1967).»
σ

«encarnan valores positivos, la sociedad civil se define por ser el espacio específico de toda violencia (de género, racial, terrorista, mafiosa, xenófoba, etc.). La que no puede hallar manifiesta en el interior se importa.»
τ
«El segundo acto, de esta colonización de la conciencia a la que estamos haciendo referencia, una vez recreado el estado de opinión en el que aparecen salvados el sistema político y criminalizada la sociedad civil, se centra en la identificación del sujeto con los valores de mercado. Para distinguir estos valores del simple «spot» publicitario se los disfraza de «cultura», y es en esta pirueta donde la «cultura», sistema simbólico de transparencia y de censura donde los haya, aparece como una mercancía más que exhibe catálogos de ofertas, novedades y saldos con los que sentirse solidarios, partícipes en la lógica del mercado y receptores exclusivos de la construcción individualizada del deseo y el ocio.
 La representación termina dedicando al fenómeno del “deporte”, es decir al fútbol, un segmento de tiempo del «parte de guerra» igual a los otros dos citados.» 
υ
«Cuanto más se sumerge el sujeto en la contemplación del espectáculo más extraña se le va volviendo su propia vida. Cuanto más se identifica con las imágenes y modelos dominantes, menos necesidad tiene de comprender su propia existencia, más confunde sus propios deseos con los deseos espectaculares. Ha reemplazado el mundo por una selección de imágenes de él, que reconoce como el mundo por excelencia. Deja que las cosas gobiernen su vida y, así, transforma su vida en el reino de la muerte, pues son las cosas las que viven su vida, las que se desplazan, envejecen o se reemplazan.
 Pero, como ya advertíamos, ni la apropiación de lo público por lo privado ni la colonización de los cuerpos y las conciencias es un movimiento irreversible. A ellas contestan, en la medida de sus energías, de forma espontánea, escrupulosa y coyunturalmente los movimientos alter-globalización, los foros sociales, las plataformas alternativas, las asambleas ciudadanas, el sindicalismo no institucionalizado, algunas ong's, individualidades concretas, etc. Son voces politonales pero coincidentes, la mayoría, en un programa de mínimos (Riechmann, 2004) que incluiría la extensión social de una consciencia crítica y responsable, la reducción drástica del consumo hacia formas de vida autosostenibles (autolimitadas en el uso de energía exosomática y en la apropiación de recursos naturales) y ecológicamente sustentables (sobre energías renovables, agricultura ecológica, producción industrial limpia, preservación de ecosistemas, control estricto de la natalidad humana, etc), la reducción de los tiempos de trabajo, el fin de las desigualdades socioeconómicas y el paso a formas políticas horizontales cimentadas en la democracia directa, el asamblearismo y la autogestión dentro de comunas libres y federadas. De otro lado, frente al actual proceso de neo-hobbesianización de las relaciones intra-interestatales, una legislación internacional debería garantizar el principio de precaución ecológico, el dominio de lo público sobre lo privado, el control estricto sobre las tecnociencias, la desaparición de toda industria de muerte y la resolución de conflictos por vías pacíficas y negociadas. Vistas las cada vez más espantosas contradicciones del capital, estas respuestas van pasando desde el terreno de la utopía al de la lógica de la supervivencia del género humano en el planeta.»
φ
«Es necesario acceder a otra forma de relacionarnos con la Realidad si lo que queremos es que esa Realidad sea derribada. Es importante reconocernos y afirmarnos en tanto negación del sistema y práctica antagónica a él para, evidenciando la anormalidad de su funcionamiento, extender la desobediencia; para que, generalizada la desobediencia, podamos poner fin al dominio del Dinero. Debemos anular el orden en provecho de la auténtica democracia que es la que surge de la libre cooperación y asociación de voluntades para hacer, decidir y vivir sin más imposiciones que las que comunitariamente queramos aceptar. A nadie que quiera comprometerse en esta empresa le ha de faltar trabajo. Hay una tarea ingente y específica que cumplir: fomentar, por cualquier medio, estas prácticas sociales que conecten las viejas generaciones de trabajadores frustrados por los resultados de sus luchas anteriores (y arrumbados por el mercado) con las jóvenes generaciones apolitizadas (y marginadas también por él), prácticas que fusiones el descontento privado y la realidad social, reintentando la vida cotidiana »
χ

«Los instrumentos para esta acción liberadora, lejos de mostrarse como herméticos o demasiado complejos o secretos, presentan la paradoja de que se encuentran, en realidad, en el otro lado de las mismas cosas sobre las que el sistema ejerce su sobre-representación y control. Así, por ejemplo, ocurriría con nuestras objeciones a su respuestas, nuestra complejidad frente a su simplismo, nuestras sospechas a su seguridad, nuestra racionalidad ética y social a su lógica, nuestra desobediencia a sus códigos, nuestra austeridad a su despilfarro, nuestra sobriedad a sus excesos, la creación libre de acontecimientos a su espectáculo, nuestra cooperación a su competitivismo, nuestra Vida a su Dinero, etc., hasta alcanzar en esta continua negación la suya.»
ψ

«representan hoy una auténtica antigualla del siglo que se ha cerrado bajo la férula de la reproducibilidad técnica de la obra de arte,y por tanto del imperio de lo visual, esta escala de trabajos y medios de producción, la convierten, en tanto valor de uso, en una máquina extraordinariamente barata (y en tanto ajena al beneficio, apenas vigilada), para poder desarrollar, desde ella, prácticas antagónicas desde esquemas y propuestas que van mas allá del lenguaje naturalizado porque utiliza los instrumentos de abordo de nuestro tiempo: lo visual, lo matérico, lo olfativo, lo espacial, la grafía, el gesto; sus medios técnicos de apropiación y reproducción (fotografía, xerocopia, fotolitos, cibernética, etc.)…  …no para dar nombre a ningún nuevo movimiento artístico con el que mercadear en la guerra de marcas, no para ofrecer una identidad que imitar o mitificar, sino para movilizar la creatividad como actividad interpretativa de acción y reacción ante una masa de hechos análogos, enriquecida desde la participación social y el apoyo mutuo, extirpando así la negligencia y aumentando el sentido de la responsabilidad individual y colectiva.
 Estaríamos hablando de una poesía convertida en una práctica conceptual» 
ω

«El párrafo más importante de todos, remitimos a pagina 9-10, en renglones superiores a, Contratiempos. Escritos de pensamiento Radical. La Voz Común una poética para recuperar la vida. Edita: tierradenadie 2004. Imprime Xiana Color Gráfico.»

 En conclusión del proyecto El Gran Libro, y en relación a las próximas elecciones estatales, juegos fragmentarios del libro aclaratorio La Voz Común de Antonio Orihuela. Con la poesía que canta vida, siente y habita en su capacidad transformadora. Y señala, el camino que vendrá, que es hoy..

El libro magistral La Voz Común, sostendrá  un juego que conduce una lectura intuitiva y simbólicamente comentada de la obra, Pretende conducir la mirada hacia un texto revelador y necesario, al pensar los posibles en la autoorganizacion colectiva de las practicas políticas sobre el bien común; Este libro es un canto de un pájaro en libertad, porque iguala a su belleza, emite un sonido limpio, alargado, el gorgoteo mas sabio musicalmente y conceptualmente hablando.


alpha, beta, gamma, delta, epsilon, zeta, eta, theta, iota, kappa, lambda, mu, nu, xi, omicron, pi, rho, sigma, tau, upsilon, phi, chi, psi, omega.


Berta Orellana Luna
Triana, 23-24 de Marzo 2019